Deportes

«Traidor», «egoísta» y «esclerótico»: por política, dos leyendas del fútbol brasileño le ponen punto final a más de 30 años de amistad

Romario y Bebeto, la legendaria delantera con la que la selección brasileña conquistó el Mundial de Estados Unidos 1994, dejaron en claro su distanciamiento después de más de 30 años de amistad con un cruce de acusaciones con origen en la política y en el que se han llamado «traidor», «egoísta» y «esclerótico».

Misterio por la muerte de 7 caballos en el Kentucky Derby de EEUU

El primero en abrir fuego fue el exjugador del Barcelona y Valencia, actual senador bolsonarista por Río de Janeiro, quien el lunes reconoció, en una entrevista al podcast «Cheguei», que Bebeto fue su mayor socio, pero que «ya no lo es».

«Traidor. Me traicionó en la política. Saltó de rama. Hay cosas en la vida que me llevo para siempre, dentro y fuera de la política. Veo eso todos los días, pero cuando pasa con un tipo con el que conviviste y tienes una relación de amistad es triste», afirmó.

El hoy senador señaló que no se peleó con su excompañero en la Canarinha, sino que este simplemente lo traicionó, «nada más».

«Desafortunadamente es así», sentenció.

No explicó los motivos de ese enfriamiento, pero la prensa brasileña especula con que el origen sea la pasada campaña electoral, cuando Romario defendió a Bolsonaro y fue reelegido senador, mientras que Bebeto apoyó al actual presidente Luiz Inácio Lula da Silva, aunque no consiguió un escaño en la Cámara de Diputados.

Bebeto, quien también se metió a la política y fue diputado regional de Río de Janeiro por tres mandatos consecutivos, respondió este martes a las críticas del ‘Baixinho’ con unas incendiarias declaraciones al portal UOL en las que le calificó de «viejo» y «egoísta».

«¿Quién es él para llamarme traidor? Romario se está haciendo viejo y creo que se está esclerotizando, diciendo muchas tonterías. Tengo una carrera íntegra en el fútbol y en la política, nunca me he visto envuelto en polémicas. No puedo decir lo mismo de él, es un egoísta, siempre pensó en sí mismo», dijo el exjugador de Sevilla y Deportivo de La Coruña.

Bebeto explicó que, en realidad, fue Romario el que lo traicionó al cambiar de partido político sin avisarle.

«No traicioné a nadie. La política se hace en grupo y Romario siempre pensó sólo en él», insistió.

Y todavía se quejó de que Romario sostenga que ganó el Mundial de 1994 «solo».

«Nadie hace nada solo. El fútbol y la política se hacen de forma colectiva y Romario es un individualista», expresó.

Seguí leyendo

El seleccionado Sub-20 sigue con la preparación para el MundialAlcaraz volverá al número uno justo antes de Roland Garros

Leer más

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com